Buenas Geeks! Espero que todos estéis sanos y libres de virus. Este año parece que en lugar de unas vacaciones en el extranjero, nos dedicaremos a visitar en más detalle Baviera. Hay mil cosas aún por descubrir, que por muchos años que llevemos aquí, siempre nos sorprenderán. En el post de hoy, hablaremos de Lainbachfall, que es una cascada (bueno, una serie de ellas) que se encuentran en las cercanías del Kochelsee. Este lago se encuentra en nuestro camino hacia Garmisch, y suele ser ignorado por culpa de tener al Walchensee tan cerquita. A éste último, no en vano, lo llaman el Caribe bávaro.

También se une a la larga lista de posts en los que visitamos distintos lagos y cascadas. Por ejemplo, podemos recordar las visitas a Josefstal, al Eibsee, Chiemsee, Spitzingsee, Schliersee… No cabe duda que vivimos en un entorno privilegiado para aquellos a los que nos gusta la naturaleza.

Cómo llegar a Lainbachfall

Para subir hasta Lainbachfall tenemos que primero llegar al pueblo de Kochel, que se encuentra a orillas del lago homónimo. Para ello, como siempre, tenemos dos opciones: usar el transporte público, o bien usar nuestro coche. En este caso ambas opciones son viables.

SI optamos por la primera opción, tenemos un tren regional que nos lleva desde la estación de Múnich hasta el pueblo de Kochel directamente. Tarda aproximadamente una hora y nos deja en el centro del pueblo. Debido a que éste no es demasiado grande, estaremos bien ubicados para comenzar la ruta.

Si por el contrario, queremos venir en nuestro coche, usaremos la autovía A95. Tendremos que estar pendientes de coger la salida a Kochel, que se encuentra unos kilómetros antes del final de la misma, y donde se producen normalmente muchos atascos yendo a Garmisch. Seguimos las indicaciones hasta el pueblo de Kochel y una vez aquí, tenemos varias opciones donde dejar el coche. Dependerá de donde queramos comenzar la ruta.

La ruta la podemos comenzar principalmente en dos puntos: al final de la calle Am Sonnenstein o bien al final de la calle Alte Straße. No hay mucha diferencia en cuanto a distancia entre las dos opciones, quizá 500 metros, pero si aparcamos el coche (o bien seguimos esta calle si venimos en tren) en la Alte Straße, podemos disfrutar de unas vistas panorámicas muy chulas del Kochelsee:

Kochelsee
Panorámica del Kochelsee

Descripción de la ruta

La ruta en sí es bastante senciliita, por lo que es perfecto para una escapada familiar. Se recorren algo menos de 4 km (depende de donde comencemos) con un desnivel de algo más de 100 metros. Lamentablemente, solo una mínima parte de esta ruta está pensada para carritos de bebé, por lo que es mejor usar otro método para llevar a niños más pequeños. Una mochila, portabebés o pañuelo de porteo son mucho mejor en este caso.

Se trata de una ruta que discurre en un bosque, por lo que no encontraremos ninguna zona de restauración o cabaña donde comer. Esto significa que tendremos que traernos todo el avituallamiento que necesitemos para la ruta. Tampoco encontraremos ninguna zona de juegos infantiles (salvo en el pueblo de Kochel, por supuesto). Sin embargo, durante la subida hay multitud de puntos donde el arroyo es accesible y los niños pueden jugar en el agua. Aquí podeis ver como el arroyo no lleva demasiada agua (incluso ahora en época de deshielo) y es perfecto para que los niños jueguen.

Lainbachfall
Ruta para subir a las cascadas del Lainbach

Lainbachfall: Cascadas

La ruta tiene una serie de cascadas que son dingas de admirar. Hay dos principales, una al comienzo de la ruta (Unterer Wasserfall) y otra al final (Oberer Wasserfall). Esta primera, como podéis ver en la fotografía, es de construcción humana. Durante la ruta podremos ver distintas construcciones para contener el agua en caso de una subida del arroyo:

Untere Lainbachfall
Cascada Inferior

A medida que subimos, encontraremos alguna que otra cascada intermedia, que no dejan de ser perfectas para una foto de larga exposición. La ruta a veces se hace algo estrecha y si en los días anteriores ha llovido, incluso bastante resbaladiza. Como siempre, recomiendo llevar calzado adecuado, que sea impermeable. Esto nos evitará más de un susto incluso en este tipo de rutas que son muy sencillitas.

Justo antes de llegar a la cascada superior

Finalmente, una vez lleguemos a nuestro destino, podremos disfrutar de la última cascada: Obere Lainbachfall. Siendo sincero, no se trata de la catarata más espectacular que he visto, pero no está nada mal. Tiene una altura bastante considerable, pero no discurre demasiada agua. Justo debajo el agua tiene la profundidad suficiente para nadar en un caluroso día de verano:

Obere Lainbachfall
Cascada Superior

Si nos quedan energías después de llegar hasta aquí, podemos seguir subiendo hasta completar la ruta circular. En este caso, el final de la ruta nos deja relativamente cerca de la estación de tren, por lo que es una opción a considerar si hemos venido en transporte público.

¡Comparte Ésto!

¿Te ha gustado este artículo? Entonces échame una mano para ayudar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!