Visita al Eibsee

Buenas a todos! Si habéis leido la anterior entrada de hoy, hablábamos del libro «Wandern mit dem Kinderwagen«, en el cual podemos encontrar las mejores rutas de senderismo en los alrededores de Munich que pueden hacerse si lleváis un carrito de bebé. Pues bien, aprovechando que hace dos fines de semana hizo un día bastante bueno y soleado, nos animamos para hacer alguna de las rutas que recomiendan en el libro. El problema es que hay más de 30 opciones con vistas impresionantes, así que es difícil elegir una. La solución: ¡empezar por la primera de la lista! Eibsee

Cómo llegar a Eibsee

La ruta elegida es alrededor del Eibsee, que se encuentra al pie de los Alpes, más concretamente debajo de la montaña más alta de Alemania: el Zugspitze. Se puede llegar mediante coche propio, o mediante el transporte público.

Si decidimos hacer uso de nuestro coche, es aproximadamente una hora y media de camino, siempre y cuando no nos encontremos con tráfico (de esto hablaré más tarde…). Las instrucciones para llegar son relativamente sencillas: desde Munich tomamos la Autobahn A95 hacia Garmisch. Tened en cuenta que esta Autobahn termina en Eschenlohe, y hasta Garmisch solo hay carretera convencional. Esto normalmente provoca unos atascos interesantes durante los fines de semana, por lo que habrá que salir temprano. Una vez en Garmisch, seguimos las indicaciones para el Eibsee. Al llegar, debemos dejar el coche en un parking que nos cuesta 3€ el día completo. La dirección si queremos usar el GPS es la siguiente:

Eibsee Am Eibsee 1, 82491 Grainau, Alemania

Si por el contrario queremos usar el transporte público y las ventajas que nos trae el Bayern-Ticket, es también muy sencillo. Desde la estación central de Múnich cogemos el regional que nos lleva hasta Garmisch. Una vez allí, justo en las inmediaciones de la estación de tren, hay un autobús que nos lleva directamente hasta el Eibsee. Ojo, que el ticket para este autobús no está incluido en el Bayern-Ticket y deberemos comprarlo a parte. Algo similar pasa en Mittenwald, con el autobús que nos lleva hasta los lagos. En la página web del autobús, podéis encontrar los horarios de ida y vuelta, tenedlos en cuenta, no sea que tengáis que volveros a pata desde el Eibsee!

Ruta

A parte de bañarse en el refrescante agua del lago, lo más recomendable es dar la vuelta por completo a éste. Se trata de una excursión de algo más de 2 horas (contando pausas y momentos para hacer fotografías) y 7 km de longitud. Es prácticamente llana, por lo que está pensada para todos los niveles de forma física. Incluso mi madre, con su andador, pudo hacer parte del recorrido. Totalmente recomendado, ya que desde la orilla norte del lago, se puede ver el macizo del Zugspitze en todo su esplendor

eibsee

Cerca de donde se deja el coche hay un hotel/restaurante donde podemos reponer energías antes o después de haber hecho la caminata. En días como el que nosotros fuimos, se llena bastante, ya que ofrece unas vistas muy bonitas del lago mientras comemos. El restaurante no está abierto todo el año, así que mejor consultad en la página web por si las moscas.

eibsee

Así que una vez con todas nuestras energías a tope, empezamos el camino, que discurre por la orilla del labo Eibsee, con un nivel moderado de dificultad si tenemos en cuenta que hay que empujar el carrito del pequeño. A pesar de lo que se puede pensar no era totalmente llano, si no que también discurría un poco por la ladera de la montaña, dando lugar a cuestas a veces un poco empinadas. Si en lugar de un pequeño, tenéis una bicicleta, es una ruta también apta para ir en este medio de transporte. Como nota, a pesar de que la temperatura era bastante buena, unos 25ºC, casi la mitad del recorrido se hace bajo la sombra de la montaña, lo cual puede resultar bastante más fresco y necesitaremos algo de abrigo. El tiempo estimado para realizar la vuelta completa es de unas dos horas a un ritmo normal.

eibsee

Y desde el lado opuesto al Zugspitze se pueden tomar unas fotografías muy bonitas de todo el entorno natural. Cabe destacar, que si nos quedan energías para continuar, se puede coger el teleférico cerca del hotel que nos lleva directamente hasta la cima de la montaña, para disfrutar de unas vistas de los Alpes que nos dejarán sin aliento!

Juan Carlos González

Ingeniero de Telecomunicación de profesión, emigrante por necesidad y geek en mi tiempo libre. Desde 2012 redactor en Un Geek en Múnich, donde intento compartir mis experiencias con todos aquellos a los que les pueda interesar. También desde 2012 colaborador en la revista Todo de Vélez-Málaga, desde donde divulgo noticias de tecnología para el público en general.

2 Responses

  1. Leal dice:

    Precioso paisaje

  2. deigote dice:

    Yo fui en marzo del año pasado (uno de esos días que hizo solazo y calorcito) y estaba todo el lago congelado y rodeado de nieve. Muy recomendable, viendo tus espectaculares fotos me dan ganas de volver en verano para ver el contraste 😀 >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable de los datos: Juan Carlos González Delgado
  • Finalidad del tratamiento: Envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en STRATO AG (EU)
  • Derechos: En cualquier momento puedes acceder, rectificar, portar o borrar tu información.
  • Información adicional: Más información en la Política de Privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Comparte Ésto!

¿Te ha gustado este artículo? Entonces échame una mano para ayudar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!