Carga USB (I): Cargadores y Cables

En el artículo de este mes vamos a tratar de potencia. Y no, no estamos hablando de la típica potencia de un ordenador o móvil, que es, al fin y al cabo, una medida de la velocidad o capacidad de proceso que posee. Estamos hablando de potencia eléctrica, de voltios y de amperios. Que en el mundo conectado en el que vivimos no hay peor pesadilla que quedarnos sin batería. Hablaremos un poco de qué tipo de cargadores podemos encontrar en el mercado, y todos los trucos para cargar más eficientemente nuestro teléfono.

Cargadores

El primer elemento de la cadena y al que todo el mundo presta atención. Convierten la energía alterna de la red eléctrica en un voltaje adecuado para la carga por USB, que son 5 V. Dependiendo del tipo de cargador que tengamos, soportarán hasta una determinada corriente. Antiguamente, los cargadores venían con su propio cable formando una única entidad. Sin embargo, ahora lo más normal es que venga el cargador por un lado y el cable por otro. Los podemos dividir en dos grandes grupos:

  • Normales. Son cargadores de toda la vida, no utilizan ningún truco para acelerar el proceso de carga, excepto usar la mayor corriente que el sistema soporte. Hay que tener en cuenta que por casa tenemos muchos de ellos, que son ya algo antiguos y tienen corrientes de carga muy bajas, del orden de 500-600 mA. Lo ideal sería que soportase al menos 2 amperios, con lo que nos acercamos al punto óptimo de carga.
  • Carga rápida. La última tecnología en cargadores, ya que permiten cargar nuestros dispositivos en un tiempo muy reducido en comparación con los anteriores. Usan trucos como aumentar la tensión o la corriente por encima de los límites del estándar USB para permitir tal velocidad de carga. Es una combinación de hardware y software que se tiene que dar para poder habilitarlo, ya que, en caso contrario, puede ser peligroso. No todos los teléfonos disponen de esta carga rápida, y los que la poseen, es propietaria. Esto significa que no todos los cargadores son compatibles con todos los terminales.

Por el contrario, si deseamos tener un cargador de otra marca, por ejemplo, para tener más de una salida de USB a la vez, tenemos que acudir a marcas que sean de calidad. En muchas ocasiones, nos ofrecen una corriente de carta elevada, pero a repartir entre todas las salidas, por lo que hay que asegurarse que la corriente total máxima, es adecuada para la cantidad de dispositivos que queremos cargar simultáneamente. Asimismo, en este tipo de cargadores también es posible ver que soporta algún tipo de carga rápida, por lo que tendremos que asegurarnos que es la adecuada para nuestro teléfono.

Cables.

Una vez que tenemos claro qué tipo de cargador tenemos que usar, vayamos al punto de los cables. Estos son, sin duda los elementos más ignorados de toda la cadena, ya que los vemos como un mero vehículo para conectar el punto A en el cargador, con el punto B en nuestro dispositivo.

Sin embargo, hay un mundo de distintas posibilidades que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un cable USB. La más importante, sin duda, es cómo está construido. Un cable USB está compuesto por una serie de cables interiores, que llevan datos y carga a los dispositivos. Si bien los cables interiores de datos no son tan relevantes a la hora de la potencia por su pequeña corriente, los cables de carga han de satisfacer una serie de características.

Lo normal en un cable de calidad, es que estos pares de carga sean de un diámetro mayor a los pares de datos. Esto permite que la resistencia que ofrece el cable sea menor y por tanto mayor la corriente que permita pasar. Esto se traduce en una mayor velocidad de carga.

Si nuestro cable USB es uno comprado en tiendas de dudosa reputación, es muy probable que el diámetro de los cables internos sea el mínimo, ofreciendo una resistencia más alta al paso de la corriente. Esto quiere decir, que mientras más largo sea un cable de calidad baja, peor será la velocidad de carga.

No obstante, si nuestro cable es de alta calidad, y los cables internos del tamaño apropiado, la longitud del cable no va a presentar una dramática variación en la velocidad de carga. Así, podremos disfrutar, con límites, de un cable más largo sin renunciar a una carga rápida.

Conclusiones

Como punto final, espero que, tras este artículo, el tema de la potencia a la hora de cargar nuestros dispositivos esté un poco más clara. Las conclusiones más claras que podemos extraer de toda la información aquí comunicada serían:

  • Usar los cargadores y cables que venían con el teléfono, ya que están testados para soportar el nivel máximo de carga que ofrece el terminal. Si esto no fuera posible, o queremos disponer de más puntos de carga, usar cables de calidad y de fabricantes fiables.
  • Si usamos cables de buena calidad, la longitud de estos no ofrece una pérdida sustancial de la capacidad de carga. Por otro lado, si no estamos seguros de la calidad de estos, usaremos los cables más cortos que podamos.

Juan Carlos González

Ingeniero de Telecomunicación de profesión, emigrante por necesidad y geek en mi tiempo libre. Desde 2012 redactor en Un Geek en Múnich, donde intento compartir mis experiencias con todos aquellos a los que les pueda interesar. También desde 2012 colaborador en la revista Todo de Vélez-Málaga, desde donde divulgo noticias de tecnología para el público en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable de los datos: Juan Carlos González Delgado
  • Finalidad del tratamiento: Envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en STRATO AG (EU)
  • Derechos: En cualquier momento puedes acceder, rectificar, portar o borrar tu información.
  • Información adicional: Más información en la Política de Privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Comparte Ésto!

¿Te ha gustado este artículo? Entonces échame una mano para ayudar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!