Buenas a todos!

En el post de hoy vamos a retomar una de las series de posts más populares en Un Geek en Munich: se trata de los trámites relacionados con registrar un coche aquí en Alemania. Las anteriores entradas las podéis encontrar aquí: Entre coches anda el juego… ITV (Parte I) Entre coches anda el juego… ITV (Parte II).

Tras nueve incansables años de leal servicio, y tras darnos cuenta que se nos había quedado pequeño, decidimos que era hora de cambiar nuestro vehículo. Viviendo en Alemania, es fácil darse cuenta que el mercado de coches mueve una impresionante cantidad de dinero, y que se pueden encontrar muy buenas ofertas si se sabe donde buscar. Así que en el post de hoy hablaremos de cómo comprar un coche en Alemania y cómo llevar a cabo todo el papeleo necesario.

Lo primero que hay que decidir es si queremos un coche nuevo o uno usado. Dado que la depreciación que sufren los vehículos en los primeros años y que el mercado de vehículos de segunda mano es muy grande en Alemania nos decidimos por uno de los que aquí llaman «Jahreswagen» o coches que tienen menos de un año con suculentos descuentos respecto al valor de fábrica. Para ello, las diferentes marcas tienen una bolsa de vehículos de segunda mano en la que podemos seleccionar lo que queramos exactamente, o bien podemos ir directamente a una de las dos opciones que recomiendo:

Fácilmente podría decir que la gran mayoría de los vehículos que se venden están anunciados en alguna de esas dos páginas (o en ambas normalmente). Son muy sencillas de usar, y podemos seleccionar el tipo de vehículo que deseamos, con la configuración deseada y que esté en una localización conveniente para nosotros.

Una vez que tenemos elegido el coche, hayamos visto que es lo que buscamos, nos hemos cerciorado que esté en buen estado, y que el precio nos convence, es hora de firmar el contrato de compra-venta. En el mismo, se especifican todos los detalles del coche: condición, kilometraje, precio…

Lo mismo aplica para el coche que actualmente tengamos y que queramos vender. Tenemos la opción de venderlo al concesionario como parte del pago del nuevo vehículo, o venderlo de forma privada a través de las páginas que hemos mencionado antes. Cabe destacar que siempre el mercado  privado nos dará un precio más elevado que el que nos puedan dar en el concesionario. Sin embargo, dado que venderlo al concesionario era mucho más sencillo, nos decantamos por esta opción.

Cuando tenemos todos los contratos firmados recibimos la documentación del nuevo vehículo, que consiste en los papeles Zulassungsbescheinigung Teil I y Teil II que habíamos mencionado en los anteriores artículos (Ojo que si en lugar de pagar el coche directamente optamos por financiarlo, sólo recibiremos el Teil I, ya que el Teil II lo posee la financiera del vehículo hasta que completemos el pago). Con estos documentos y además:

  • Documentación de la TÜV
  • Número del Seguro (eVB – elektronische Versicherungsbestätigung)
  • Documento del Padrón (Meldebescheinigung)
  • Pasaporte en regla.
  • Número de cuenta y código del banco (Bankleitzahl). Aquí domiciliarán los impuestos asociados a nuestro coche.

Nos acercamos a la oficina de tráfico, que en Múnich la podemos encontrar en:

Kreisverwaltungsreferat (KVR) Hauptabteilung III Straßenverkehr Kraftfahrzeugzulassungs- und Fahrerlaubnisbehörde
Eichstätter Straße 2
80686 München
Tel.: 089 233-96090

Bonus: Podemos elegir una matrícula personalizada para nuestro vehículo. Esto lleva un coste añadido de unos 10€, pero es algo divertido poder elegir la matricula que llevará nuestro coche. Podemos ver la disponibilidad de las combinaciones en esta pagina web del ayuntamiento de Munich:

https://www10.muenchen.de/WuKe/

En el caso que la matrícula que queramos sea la misma que lleve nuestro anterior vehículo, tenemos que dar previamente de baja el otro coche en la misma oficina de tráfico en la que lo registramos. Si no es así, el proceso de liberar la matrícula personalizada puede llevara hasta algunas semanas.

Y como comentamos en anteriores posts, una vez que tenemos toda la documentación, debemos ir fuera de la oficina de tráfico a que nos hagan nuestras matrículas en alguna de las numerosas tiendas que hay en los alrededores. Con nuestras nuevas placas en la mano, con el recibo de haber pagado el registro del coche, volvemos a las oficinas de tráfico donde nos colocarán las pegatinas correspondientes al estado de Baviera y la correspondiente pegatina de la validez de la TÜV. Nota: Actualmente sólo ponen una pegatina de TÜV, que va en la placa trasera

Así pues, con la documentación del coche a nuestro nombre y con las matrículas nuevas, nos dirigimos al concesionario por nuestro nuevo vehículo y entregamos el antiguo en caso que lo hayamos vendido! Y a disfrutar de nuestro nuevo medio de transporte!!

Nota: En algunos concesionarios, ofrecen este servicio añadido como parte del precio (o por un importe fijo), así que no nos tenemos que preocupar de nada, sólo indicar si queremos una matrícula personalizada y ellos harán todo el papeleo. Mucho más práctico!

¡Comparte Ésto!

¿Te ha gustado este artículo? Entonces échame una mano para ayudar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!