Buenas!

Tras cuatro meses de intenso papeleo, esperas, colas, y nervios, puedo decir que ¡hemos conseguido casarnos! Quiero hacer con esto una guia para todos aquellos que como nosotros, quieran casarse en Alemania y no mueran en el intento de la burocracia del país germano. Nosotros nos lo propusimos de la siguiente manera: si podemos atravesar todas las vicisitudes que conllevan casarse en Alemania en alemán, podemos con cualquier circustancia que la vida nos depare. Qué mejor prueba para el matrimonio, ¿no?

Esta guía se centrará en la documentación y trámites que nos han hecho falta para casarnos, que es un ciudadano español residente en Munich, con una ciudadana finlandesa residente en Munich. Para cualquier otro caso, os puede servir un poco como guía, pero los requisitos cambian mucho así que mejor informarse directamente en el ayuntamiento o en la embajada.

Punto Primero. ¿Dónde nos casamos?

Hay multitud de opciones donde elegir, y por tanto siempre habrá una que os venga mejor que otra. Las que nosotros barajamos en algún momento:

  • Casarse en España / Finlandia. Dado que ambos residimos en Munich, cualquier opción que no hubiese sido contraer matrimonio en Munich era poco eficiente. Con lo que hubiéramos gastado en vuelos para todos los trámites, podríamos habernos pagado unas vacaciones de un mes en el Caribe. Así que nada, opción descartada.
  • Casarse en el consulado español / finlandés en Munich. Esta era la opción más lógica, ya que tendríamos atención en el idioma materno de uno de los dos, y los tramites serían más sencillos. Problema: el consulado español sólo casa cuando ambos contrayentes son españoles, y el finlandés ni siquiera contemplaba esa opción. Así que nada, opción descartada (bis)
  • Casarse por la Iglesia en Munich. Dado que ninguno de los dos pertenece a la Iglesia alemana, directamente esta opción la descartamos. Sin embargo, si ambos pertenecéis y pagáis religiosamente los impuestos, es una opción a tener en cuenta.
  • Casarse por lo civil en Munich. De todas las opciones que estuvimos barajando, casarse por lo civil (Standesamt) era la opción más sencilla, económica y rápida, así que fue la que elegimos.

Como opción bonus, para los que vivan al norte de Alemania, existe la opción de casarse en Dinamarca. Lo publicitan como una especia de Las Vegas europea, donde simplemente vas con los certificados de nacimiento, los pasaportes y por una módica (o no tan módica) cantidad de dinero, te organizan una boda completamente legal y con los certificados de matrimonio en varios idiomas para que podamos registrarlo en cualquier pais de la UE. Sin embargo, queríamos hacerlo por nosotros mismos y descartamos esa opción también.

 

Punto Segundo. ¿Cómo comienzo el trámite? Primera visita al Standesamt.

Una vez elegido el lugar, es el momento de empezar a reunir documentación y visitar organismos oficiales. La primera visita es en el Standesamt de Munich, que podemos encontrar en:

Standesamt München
Ruppertstraße 11
80466 München
Germany

Para la primera visita, no necesitamos ninguna cita, y sólo tenemos que ir a la cuarta planta (Heiratsbüro) y coger un número para la primera visita. Las horas cuando está abierto son las siguientes:

Lunes  – 7:30 am – 12:00 pm
Martes  – 8:30 am – 12:00 pm, 2:00 – 6:00 pm
Miércoles  – 7:30 am – 12:00 pm
Jueves  – 8:30 am – 3:00 pm
Viernes –  7:30 am – 12:00 pm

Si vuestro nivel de alemán no es muy bueno, recomiendo llevar a alguien para que os haga de traductor. Es muy importante que nos enteremos bien de los documentos que nos hace falta para proseguir todo el proceso. Si el trabajador del ayuntamiento cree que el nivel de alemán que tenéis no es suficiente, os lo hará saber e indicará en el documento que necesitáis un intérprete para la ceremonia. No hace falta que sea uno oficial, pero tiene que ser distinto de los dos contrayentes, y tiene que firmar en el acta matrimonial al final.

 

Punto Tercero. ¿Cómo consigo los documentos? Visita al consulado

Aunque parece que no son muchos los documentos que hacen falta, es como una pequeña aventura, ya que para alguno de ellos, son necesarios muchos más documentos y certificados. Resumiendo los que nos hicieron falta.

Aquí me gustaría hacer un inciso y comentar que si ambos contrayentes provienen de paises que han firmado la Comisión Internacional del Estado Civil (Commission Internationale de l’État Civil, or CIEC), el proceso se simplifica ya que no necesitamos ninguna traducción ni apostilla (actualmente Bélgica, Francia, Luxemburgo, Holanda, Suiza, Turquía, Alemania, Italia, Grecia, Portugal, España, Reino Unido, Polonia, Croacia, México, Vaticano, Rusia, Suecia, Lituania, Eslovenia, Chipre, Moldavia, Rumanía). Dichos paises emiten una versión plurilingüe de los documentos que es automáticamente válida en el resto.

  • Documentación para el Novio:
    1. Pasaporte.
    2. Certificado de Nacimiento. Al ser español, con una versión plurilingüe es suficiente. Para conseguirlo, sólo hay que ir a la página web del Ministerio de Justicia y solicitarlo online aquí mediante el certificado digital. Lo mandan al extranjero y suele tardar unas 2-3 semanas. Sin embargo en mi caso particular tuve un rifi-rafe con el Registro Civil de Sabadell y tuvo que ir mi hermana en persona a solicitarlos porque se negaban a enviarlos.
    3. Certificado de Soltería (Ehefähigkeitszeugnis). Este documento lo podemos conseguir en el consulado, y es posiblemente el que más pasos requiere para su obtención (ya que requiere documentación por parte de ambos contrayentes). Necesitamos hacer una visita al consulado español, donde se nos informa que para emitir el documento es necesario presentar la siguiente documentación, además de ir a la cita con un testigo. El documento tarda unas 4 semanas en procesarse y lo envían a casa mediante correo (principalmente porque tiene que estar colgado durante 2-3 semanas en el tablón de anuncios del consulado, en caso que alguien se oponga al matrimonio)
      • Novio:
        1. Pasaporte.
        2. Certificado de Nacimiento. En este caso el certificado de nacimiento tiene que ser literal, así que recomiendo pedir unas cuantas copias de cada uno (literal y plurilingüe)
        3. Certificado de Empadronamiento alemán (Aufenthaltsbescheinigung). Si hemos vivido durante los dos últimos años en Alemania, tenemos que pedir al ayuntamiento que nos emita un documento que sirve como certificado de empadronamiento (el papel del Anmeldung no vale) y se pide directamente al KVR (por correo o presencialmente). Cuesta 5€ por cada copia que se pida y tarda unos 2-3 días en llegar a casa.
        4. Certificado de Empadronamiento español. Si durante los últimos dos años hemos vivido también en España, necesitaremos un certificado de empadronamiento de cada ciudad donde hayamos estado empadronados. Se pueden solicitar por correo ordinario a los registros civiles de los ayuntamientos pertinentes, y tarda sobre unas 2-3 semanas.
      • Novia:
        1. Pasaporte.
        2. Certificado de Nacimiento. Al ser finlandesa, tenía que ser traducido al alemán y apostillado (igual que para las autoridades alemanas). No hace falta hacer dos traducciones, ya que en el consulado no se quedan con el original.
        3. Certificado de Empadronamiento alemán (Aufenthaltsbescheinigung). Igual que para el novio.
        4. Certificado de Soltería. Este documento no existe tal cual en Finlandia, así que conseguimos un certificado parecido al de nacimiento donde se hacía constar el estado civil de la persona. También tuvo que ser traducido y apostillado por un traductor jurado.

 

  • Documentación para la Novia:
    1. Pasaporte.
    2. Certificado de Nacimiento. Al ser finlandesa, tenía que ser traducido al alemán y apostillado por un traductor jurado. Se solicita a Finlandia por correo y en unas dos semanas está en casa.
    3. Certificado de Soltería (Ehefähigkeitszeugnis). Al ser finlandesa, tenía que ser traducido al alemán y apostillado. Se solicita a Finlandia por correo y en unas dos semanas está en casa.

 

Punto Cuarto. Ya lo tengo todo. ¿Ahora qué? Segunda visita al Standesamt

Una vez que tenemos todos los documentos en regla (tened cuidado que muchos certificados expiran a los 6 meses), tenemos que llamar por teléfono al Heiratsbüro (Standesamt Munich, 4ª planta), y solicitar una cita para registrar el matrimonio. El número de teléfono está en el documento azul que el funcionario del ayuntamiento nos entregó con la lista de documentos necesarios. Suelen dar cita para unas dos o tres semanas, así que paciencia.

El día de la cita no hay que sacar número, simplemente mirar en la lista a qué despacho tenemos que ir, y estar allí a la hora que nos hayan asignado (todo en la cuarta planta). Tras presentar todos los documentos, con y sin apostilla, con y sin traducción, del derecho y del revés, recibimos el visto bueno por parte del funcionario. Nos informan sobre las leyes que aplican para el cambio de nombre, que en nuestro caso al ser extranjeros podemos hacer prácticamente lo que queramos, adherirnos a la ley española, finlandesa o si queremos a la alemana. Nosotros elegimos mantener nuestros nombres tal y como estaban antes de casarnos, tal y como se hace en España.

Una vez está todo correcto, tenemos que elegir el sitio, el día y la hora en que nos queremos casar. A nosotros nos daba un poco igual el lugar y el día, así que elegimos un Lunes dos semanas más tarde, y en una de las salas de ceremonias del Standesamt de Ruppertstrasse. Tened en cuenta que si queremos casarnos en fin de semana, la lista es poco más que interminable y más ahora con el buen tiempo que está llegando. En cuanto al lugar, hay varias opciones:

  • Ruppertstraße 11, dos modernas salas en la quinta planta (justo encima de donde se hace todo el papeleo). Está cerca del metro Poccistrasse, y te dan un tiquet de aparcamiento para venir en coche si quieres.
  • Mandlstraße 14,  en Schwabing junto al Englischer Garten (coste adicional 50 Euros)
  • Ayuntamiento en Marienplatz (coste adicional 580 Euros)
  • Johannissaal en Nymphenburg, (coste adicional 505 Euros)

Las dos últimas localizaciones solo celebran bodas en unas fechas determinadas y para optar a ellas hay que participar en una especie de sorteo para ver a qué parejas se les otorga el privilegio de casarse en un entorno como el del palacio de Nymphenburg o en el centro de la ciudad (Marienplatz).

Tras elegir el sitio y el día, tenemos que abonar las tasas en la caja que se encuentra en la misma planta. Para nosotros fueron 140€, ya que elegimos tener 4 certificados de matrimonio (2 en alemán y 2 en plurilingue, 10€ cada uno) y al ser ambos extranjeros los precios eran un poco más altos (por la documentación requerida).

Punto Quinto. ¡El gran día! Tercera visita al Standesamt

Se recomienda llegar con unos 15-20 minutos de antelación a las premisas del Standesamt (aquí no vale que la novia llegue tarde, ¡puntualidad alemana!), donde un funcionario nos tomará nuestros pasaportes, nos hará algunas cuestiones sobre la ceremonia (discursos, intercambio de anillos, testigos, etc). Justo a la hora que tiene lugar la ceremonia, se abren las puertas de la sala de ceremonias, donde los novios tomarán los primeros asientos y el resto de invitados según vayan entrando (en las salas de Ruppertstrasse no hay muchas plazas sentadas, así que la mayoría tendrá que esperar de pie).

La ceremonia en sí es muy breve (apenas 10 minutos), y en la cual el funcionario se presenta, hace algunos comentarios generales sobre la vida marital, sobre el futuro, y las cosas que están por venir. Tras esto, nos pregunta si ha cambiado algo sobre la documentación que entregamos el día del registro, a lo que tenemos que decir que no (¡IMPORTANTE!, ¡no es decir SI a todo!), y se nos pide que nos levantemos. El funcionario pronuncia la tan ansiada pregunta, que en alemán es algo así como:

Wollen Sie, Herr X mit Ihrer hier anwesenden Verlobten, Frau Y, die Ehe eingehen? – dann antworten Sie bitte mit Ja

Nun meine Frage auch an Sie, Frau Y – wollen auch Sie mit Herrn X die Ehe eingehen? – dann antworten Sie bitte ebenfalls mit Ja”.

A lo cual tenemos que responder con un SI (JA en este caso) bastante claro, y nada más. Es en este momento cuando se pronuncia a los contrayentes como marido y mujer y es cuando se besa a la novia. Se procede a la lectura del acta de matrimonio, la cual tienen que firmar ambos contrayentes y testigos (si los hubiera, que en Alemania son opcionales).

Punto Sexto. ¡Haciéndolo saber!

Una vez que estamos casados aún quedan un par de trámites que tenemos que hacer. El primero de ellos es informar a las autoridades alemanas (KVR) que nos hemos casado. Para mí fue totalmente estúpido, ya que asumí que el hecho de casarse por el ayuntamiento (Standesamt) era suficiente para que se informara al resto de autoridades. Pues no, craso error. Hay que hacer cola en cualquiera de los KVR que nos venga más a mano, y con el certificado de matrimonio inscribirnos en el registro civil como marido y mujer.

Una vez hecho esto, hay que informar a las autoridades de los paises pertinentes, en nuestro caso España y Finlandia. Para España, fue necesario enviar al consulado en Munich la siguiente documentación:

  • Fotocopia del pasaporte del contrayente español.
  • Original del certificado de matrimonio (nos lo devuelven por carta)
  • Formulario de inscripción del matrimonio en un registro civil (nos lo dan en el consulado)
  • 3,60€ en sellos.

En unas dos semanas recibimos en casa nuestro certificado original que habíamos mandado, junto con el libro de familia español. Para Finlandia, es necesario enviar el certificado de matrimonio apostillado (ya que no pertenece a la comisión internacional del estado civil) junto con un formulario relleno.

Y finalmente, si queremos cambiar nuestra clase de impuestos (Steuerklasse), sólo tenemos que ir al Finanzamt con ambos pasaportes, el certificado de matrimonio y el formulario de cambio de clase cumplimentado.

¡Comparte Ésto!

¿Te ha gustado este artículo? Entonces échame una mano para ayudar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!