Home Sweet Home

Buenas!

Perdonad por haber estado tantos días sin haber dado señales de vida, pero la mudanza ha concluido. Han sido un par de semanas realmente estresantes para poder tenerlo todo aquí en casa. Así que como podéis imaginar, en la entrada de hoy hablaremos sobre cómo conseguir un piso.

Primero decir que es una tarea MUY complicada, al menos aquí en Munich. Sin lugar a dudas, mucho más complicado que encontrar trabajo. Hay mucha gente viniendo a Munich para trabajar, y eso se nota en la velocidad con la que se mueve el mercado inmobiliario aquí. Si encuentras un piso, debes llamar nada más verlo. Si no, te arriesgas a que otro llegue antes, y si el alquiler es atractivo, los anuncios pueden durar del orden de algunos minutos. Así que tenemos dos grandes opciones:

  • Buscar nosotros mismos el piso de alquiler. Es prácticamente un trabajo a tiempo completo, buscar sin cesar pisos. Hay que revisar concienzudamente todos los medios que tengamos a nuestra disposición, que son: periódicos, revistas locales gratuitas, páginas de Internet (www.immowelt.de, www.immoscout24.de, www.wg-gesucht.de). A favor de este método es que es barato, no tenemos que pagar a nadie. Lo malo, que puede prolongarse la búsqueda durante meses.
  • Acudir a un “makler”, o agente inmobiliario. Estos se encargan de todo, y te lo dan mascadito. Es la opción más sencilla pero también la más cara: suelen quedarse con 2.38 veces + IVA el valor del alquiler, lo cual en la mayoría de los casos asciende a un total de más de 2000€ por un trabajo realmente insignificante.

Como me parecía denigrante pagar a alguien tal cantidad de dinero por tan poco trabajo, me centré en buscar apartamento por mi cuenta. Revisando todos los días en internet, revistas, periódicos… lo que fuera: apartamentos, pisos compartidos… mientras estuviera bien. Aquí se observa que la calidad de los pisos no es demasiado alta, ya que debido a la demanda que hay los propietarios no se preocupan en renovar los pisos… y te encuentras con algunas cosas que dan auténtico miedo.

Finalmente, y tras haber contactado unos 200 anuncios (entre pisos compartidos y apartamentos), recibí la confirmación de uno que resultó muy interesante. Un piso compartido en una localización bastante céntrica (Stiglmaierplatz), bastante bien conservado por dentro, de unos 15-20 años pero renovado recientemente. Mi compañera de piso es una chica vietnamita que está haciendo su tesis doctoral, así que la casa es muy tranquila. Lo único que me faltaba era comprar algunos muebles y tendría mi propio hogar en Munich!

La primera cosa… aquí no se estilan los armarios empotrados, así que me ha tocado comprar uno. Dado que tampoco tenía ni colchón ni cama, gasto al canto! IKEA se va a hacer de oro conmigo a este paso. Lo bueno, es que ya he recibido todas mis cosas de Madrid, y parece que está todo intacto. He podido montar todas las cosas y esto ya se parece más a un hogar.

Como nota anecdótica, esta habitación había sido antes la de unas niñas pequeñas, y habían hecho unos grabados en las paredes… que ni Miró! Así que como me apetecía tener la habitación más personalizada, decidí pintarla en un tono pastel mango que me gustó mucho (y además estaba de oferta). Problema: justo cuando me quedaba una esquina, se acabó la pintura… y no había más del mismo tono! Me patee todas las tiendas que conocía aquí en Munich… y no dí con el color exacto. Menos mal que he podido pedir el mismo color por internet y en unos días lo recibiré.

Prometo poner fotos una vez que termine de decorar el cuarto a mi gusto!

You may also like...

Deja un comentario