Primer día de trabajo

Buenas tardes!

Pues sí, hoy ha sido mi primer día de trabajo. El comienzo de una nueva etapa en muchos sentidos: cambio de país, de idioma, de cultura, de trabajo… Un cúmulo de experiencias y emociones bastante intenso, y que ha ido muy bien.

Hoy no tenía una hora de entrada prefijada, me habían comentado que estuviera sobre las 9 en el trabajo. Así que salí de casa con tiempo suficiente por si había algún imprevisto (no quería llegar tarde en mi primer día!). Estaba cayendo una ligera nevada, y el autobús tenía las ventanillas completamente congeladas, por lo que no se veía nada. Afortunadamente me bajaba en la última parada, así que no había forma de equivocarme.

Una vez fuera del bus, me dí cuenta que estaba nevando más, mucho más. En los 5 minutos escasos que separaban la parada de bus de la entrada de la empresa, acumulé una cantidad de nieve bastante importante, de la cual tuve que deshacerme antes de entrar en la empresa.

Una vez allí, me estaba esperando mi jefe, el cual fue tan amable de acompañarme hasta mi despacho. Tengo que reconocer que es un sitio bastante acogedor, con una mesa grande blanca, un par de plantas y un ventanal enorme que ofrecía unas magníficas vistas al patio nevado (muy bucólico). Encima de la mesa, dos monitores (uno de 24″ y otro de 21″), y un portátil configurado con un DockStation. Éste es un Core i7 de última generación con 8 Gbytes de memoria, creo que tengo de sobra potencia!.

Al poco, llegó mi compañera de despacho, una chica polaca bastante simpática. Me ha dicho que apenas pasa tiempo en el despacho y que casi nadie la llama, así que tendré un sitio de trabajo bastante silencioso. Es curioso como la gente no tiene un horario de entrada fijo, si no que cada uno, debido a su situación personal, decide a qué hora quiere llegar. Lo importante no es el tiempo que se pasa en la oficina, si no el trabajo que se saca adelante. Parece que esta gente lo tiene claro, y eso está bien.

Lo siguiente, fuimos a por un café. En la empresa es totalmente gratis, y tienes a tu disposición numerosas tazas de tamaños y colores para los cafés que quieras. No me imagino algo así en España, se acabaría el café en un par de días! Una vez acabado el café, tocaba la ronda de presentaciones. Tengo que reconocer que no puedo recordar ni uno solo de los nombres que me han dicho, así que poco a poco iré poniendo caras a los compañeros.

Cuando llegaron las 11.30, vino mi jefe a mi despacho para que bajáramos a comer. Dado que yo había comido algo al salir de casa a las 8.30… podéis imaginar que mi hambre era más bien testimonial, pero decidí bajar. Es una especie de buffet, hay una serie de platos y coges los que quieres. Hoy había Schnitzel con Kartoffel, que puede sonar muy exótico, pero no era más que un filete de pollo empanado con patatas fritas. Eso sí, el filete tenía el tamaño de una manta, así que como pude lo terminé. Para pagar es curioso, hay que comprar una tarjeta que se rellena con dinero, y el menú cuesta unos 5 €, aunque depende de la opción que cojas. Ah!, y la empresa paga parte de ese dinero, unos 2 o 3 € por día.

Lo peor de todo, es que como anochece a las 16.30 aproximadamente, si sales del trabajo a las 17.00 ya es completamente de noche y da una pereza horrible hacer cosas. Espero vencer pronto esta sensación y aprovechar al máximo los días aquí. Así que un poco antes de las 17, recogí mis cosas y puse camino a la parada del bus.

Como me faltaban algunas cosillas, me he parado en el Lidl que hay de camino a casa, y he podido realizar la compra sin problema: un par de botellas de agua SIN gas (algo importante), un trozo de queso, unos cuantos tomates, verduras en general, pan y un poco de pollo. Y dado que he comido tan temprano, me he tenido que hacer un bocadillo de merienda, que si no… no llego a la cena!!

Juan Carlos González

Ingeniero de Telecomunicación de profesión, emigrante por necesidad y geek en mi tiempo libre. Desde 2012 redactor en Un Geek en Múnich, donde intento compartir mis experiencias con todos aquellos a los que les pueda interesar. También desde 2012 colaborador en la revista Todo de Vélez-Málaga, desde donde divulgo noticias de tecnología para el público en general.

2 Responses

  1. mari dice:

    Ese despacho esta un poco triste.te falta el toro,la flamenca y una foto de las playas de la costa de el sol.y a presumir de spain

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Responsable de los datos: Juan Carlos González Delgado
  • Finalidad del tratamiento: Envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en STRATO AG (EU)
  • Derechos: En cualquier momento puedes acceder, rectificar, portar o borrar tu información.
  • Información adicional: Más información en la Política de Privacidad

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¡Comparte Ésto!

¿Te ha gustado este artículo? Entonces échame una mano para ayudar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!