Buenas!

Pues aunque en el título se intuya, no voy a hablar de los famosos libros de Georges R. R. Martin, Simplemente voy a relatar un hecho curioso que me ha ocurrido hoy mientras trabajaba.

Me encontraba delante del ordenador haciendo unas tareas, cuando de repente empecé a notar un ligero de dolor de cabeza. Qué mala pata! Tenía bastantes cosillas por hacer y lo que menos necesitaba ahora es un dolor de cabeza. Así que era lo peor que podía pasar en ese momento?

¡¡Que sonara la alarma de incendios!! Todo el mundo se puso los abrigos, y salimos de forma ordenada del edificio. Había un montón de gente en la calle y todos nos preguntábamos qué habría pasado. Hicimos un recuento de todos los de la empresa, y afortunadamente no faltaba nadie.

Fuera se respiraba bastante calma, ya que tampoco se divisaba ninguna humareda ni olía a quemado por ningún sitio. Pero como nunca se sabe… allí estábamos fuera: nevando de forma intensa, y con unos 20 centímetros de nieve y hielo en algunos puntos. Vaya, lo que vienen siendo unas condiciones óptimas para disfrutar de un agradable rato a la intemperie.

Finalmente nos dijeron que volviéramos a nuestro trabajo, que había sido todo un funcionamiento erróneo del sistema y que no pasaba nada. Bueno, sí que pasaba: ¡a mí me dolía la cabeza una barbaridad gracias a la alarma de incendios!

Así que en un mismo día… hielo y fuego. Ni los Stark de toda la vida, oiga!

¡Comparte Ésto!

¿Te ha gustado este artículo? Entonces échame una mano para ayudar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!