Con motivo de mi próxima despedida, he decidido llevar a mis compañeros de oficina un rico brownie para desayunar. Como quería que fuera algo personal, descarté la opción de comprar uno ya hecho. Así que me he puesto manos a la obra para prepararlo yo mismo. Esta es la receta que he seguido:

INGREDIENTES

  • 200g de chocolate de repostería
  • 100g de mantequilla
  • 4 huevos
  • 100g de azúcar vainillada
  • Una pizca de bicarbonato sódico
  • 80 g de harina de trigo
  • Cacao en polvo
  • Un puñado de nueces

PREPARACIÓN

  1. Primero, preparamos el recipiente para el horno. Para los ingredientes que he dado, una bandeja de unos 20cm cuadrada viene genial. Yo lo suelo cortar en unos 16 trozos, y quedan unas porciones perfectas para acompañar en un buen desayuno con los compañeros de trabajo ;).
  2. Se unta la bandeja con mantequilla para que no se nos pegue, y colocamos encima el papel de horno. Espolvoreamos por encima del papel cacao en polvo, para que resulte más sencillo separar el brownie. Y ya de paso, nos llevamos un extra de sabor a chocolate. Porque… se trata de eso, ¿verdad?
  3. Derretimos los 200g de chocolate partidos en trozos junto con los 100g de mantequilla. Con unos 3-4 minutos en el microondas debería ser suficiente. Lo sacamos y se mezcla todo muy bien, hasta que se consiga una textura homogénea.
  4. Por otro lado, se baten los cuatro huevos hasta que queden espumosos. Añadimos los 100g de azúcar vainillada, el bicarbonato y seguimos batiendo hasta que quede todo homogéneo.
  5. Se mezclan los dos recipientes, y se vuelve a mezclar hasta que se obtenga una mezcla sin grumos y homogénea. Este es el truco, siempre que hagamos mezcla, batir hasta que quede todo uniforme.
  6. Se añade la harina y se mezcla hasta conseguir una textura pastosa homogénea.
  7. Una vez completada la mezcla, se vierte sobre el recipiente que irá al horno. Se van introduciendo y cubriendo los trozos de nuez con la ayuda de un tenedor.
  8. El tiempo de horneado varía con cada horno, pero con el horno precalentado a 180º, se hace en dos tiempos: Primero 20 minutos, y después otros 15 minutos, pero en esta última fase, tapando el brownie con un papel de aluminio. De esta forma evitamos que se tueste la parte de arriba.
  9. Una vez frío se desmolda, y se espolvorea con más cacao en polvo por la parte superior.

He de decir que usando esta receta, quedan unos brownies muy ricos, esponjosos y con un sabor a chocolate impresionante. Debo de reconocer que no sabía si a mis compañeros les iba a gustar, pero parece ser que ha tenido muy buena aceptación! Así que desde aquí os animo a que lo hagáis también vosotros.

¡Comparte Ésto!

¿Te ha gustado este artículo? Entonces échame una mano para ayudar a más gente compartiéndolo en tus redes sociales. ¡Gracias!